Disciplina Positiva

Sabemos que la crianza lo es todo menos fácil

Ser padres en un mundo globalizado es un desafío para cualquiera. Es un camino lleno de retos y también, de muchos aprendizajes.

Los padres de hoy necesitan apoyo y estrategias que les ayuden a encontrar métodos más eficaces, respetuosos y prácticos que les permitan abordar el mal comportamiento desde una mirada distinta sin tener que usar métodos punitivos.

Educando en valores y enseñando habilidades para la vida, al mismo tiempo que se fortalecen los vínculos sin tener que usar chantajes, premios ni castigos.

Soy Romina Troiano

Soy Romina Troiano, educadora y afortunada madre de dos hijas excepcionales. A lo largo de su desarrollo, me fuí enfrentado a diversos retos y desafíos. Y fue así, que en búsqueda de soluciones que me brindaran una orientación en su crianza, encontré la Disciplina Positiva. Esta filosofía de vida, crianza y enseñanza no sólo me ha transformado a nivel personal, sino también en mi ámbito profesional.

Estoy Certificada en Disciplina Positiva en el Aula, en la Familia y en la Primera Infancia, pertenezco a la PDA (Positive Discipline Association) y a la ADPE (Asociación de Disciplina Positiva España).  Es un verdadero placer para mí liderar la difusión de la Disciplina Positiva. A través de esta filosofía, tenemos la oportunidad de sembrar en nuestros niños los nacimientos de una sociedad más armoniosa y respetuosa.

Imparto cursos de Disciplina Positiva y conferencias centradas en este tema. Estas sesiones están dirigidas a padres, educadores, profesionales e instituciones que deseen adquirir conocimientos acerca de los principios, programas y herramientas ofrecidos por la Disciplina Positiva.

Además, soy Directora General de Teachers United un programa educativo bilingüe que creé con el objetivo de  brindar apoyo a aquellas familias que deciden educar en el hogar, homeschooling. 

¿Qué es la Disciplina Positiva?

La Disciplina Positiva constituye un enfoque educativo que nos permite comprender las conductas infantiles y orientar su desarrollo de manera positiva, afectuosa, respetuosa y firme, al mismo tiempo.

Esta metodología se fundamenta en la comunicación, el afecto, la comprensión y la empatía, con el propósito de fomentar relaciones familiares enriquecedoras. Además, proporciona a los padres y educadores herramientas para comprender las conductas de sus hijos, inclusive cuando estas no son apropiadas, permitiéndoles redirigirlas con respeto y sin recurrir a luchas de poder.

Respeto y empatía

 La disciplina positiva se basa en el respeto mutuo y la empatía hacia los niños. Los adultos reconocen y validan las emociones de los niños, tratándolos con dignidad y considerando sus perspectivas.

Enseñanza de habilidades sociales

En lugar de castigar o reprender, la disciplina positiva se centra en enseñar a los niños habilidades sociales adecuadas y alternativas positivas para resolver conflictos. 

Límites claros y búsqueda de soluciones

Aunque la disciplina positiva promueve un enfoque respetuoso, también establece límites claros y expectativas adecuadas para el comportamiento, ayudando así a los niños a aprender de sus acciones.

Modelado de comportamiento positivo

Los adultos desempeñan un papel fundamental al modelar un comportamiento positivo. En lugar de imponer reglas sin justificación, se espera que los adultos muestren a los niños cómo comportarse de manera respetuosa y amable. 

Fomento de la autonomía y la responsabilidad

Se les da a los niños la oportunidad de participar en la toma de decisiones, asumir responsabilidades y enfrentar las consecuencias de sus acciones. Esto ayuda a desarrollar su autoestima, confianza en sí mismos y habilidades de autorregulación.

Scroll al inicio
×

 

Hola!

Envía un mensaje de WhatsApp haciendo clic en el ícono!

× ¿Cómo puedo ayudarte?